lunes, 6 de octubre de 2014

UNA BATALLA DE AGÁRRATE QUE TE ESPERAS...


María perdió toda la dentadura a los veintiocho años de edad, lo cual no es óbice para que su sonrisa haya conquistado a Calecha Ediciones para convertirla de nuevo en musa de su más reciente publicación.

María sonríe con su dentadura de postín, pero sonríe sobre todo con sus ojos y con el corazón; sonríe a una vida que no la ha tratado nada bien y con la que ha tenido que luchar a brazo partido para salir adelante. María sonríe y muestra en su rostro las huellas del duro camino que ha tenido que recorrer. María sonríe y nos regala unas avellanas tostadas con mimo, un sabio consejo, una estampa de la Santa del Acebo o un cantarín picante. María sonríe y desgrana en este libro sus recuerdos y su historia; sus muchas pesadillas y sus contadas alegrías; sus peripecias y su singular lucha contra los avatares del destino, «…porque ahora yá no duraré mucho, ya pa eso, pa que–ys quede un recuerdo al público de lo que trabajéi».

Una pequeña biografía de una gran mujer, narrada en primera persona desde la modestia y la frescura que la caracterizan, con toques de tragedia y de humor a partes iguales, capaz de empequeñecer nuestras miserias y hacernos descubrir que los héroes y heroínas no son los que salen en las películas, sino algunas de esas personas invisibles que nos cruzamos a diario.


Con todos ustedes, señoras y señores, para leer y disfrutar, pero sobre todo, para  aprender mucho de la vida: «María. Del Acebo al Cielo».

domingo, 5 de octubre de 2014

María. Del Acebo al Cielo. Contenido




  María de Fonceca, María l’Acebo o María la Avellanera —que por todos estos nombres es conocida la protagonista— no necesita presentación en su tierra. Su genio, su fuerza y su alegría han logrado transformar a esta octogenaria mujer en uno de los personajes más carismáticos y queridos del concejo de Cangas del Narcea. Desde muy niña se vio abocada a afrontar con entereza los rigores y contratiempos que el destino le tenía preparados, saliendo a veces indemne de los envites del destino y en ocasiones con imborrables cicatrices en el alma. Para aquellos foráneos que desconozcan su historia, pero también para los propios vecinos del municipio, esta biografía es un repaso de las vivencias de su protagonista, pero también de los últimos ochenta años de la vida local.

   «Yo nunca hice daño a nadie, o creo que nunca hice daño a nadie, ya me gustaría que me recordaran porque ahora yá no duraré mucho, porque tengo ochenta y tres años. Ya pa eso, pa que-ys quede un recuerdo a la familia ya al público de mi vida ya de lo que trabajéi».


ÍNDICE DEL LIBRO:

Prólogo

La vida es un pañuelo y, a veces, bien borroso

María A. Fernández
La casa del Plateiro
Contéi que reventara
De derechas o de izquierdas, o la madre del cordero
Que no haiga una guerra como la que pasóu
¡Qué pena de vida!

La mejor vida que paséi

Un saco de avellanas
El que no coxea de un pie, coxea de los dos
Cantarines
No las hagas, no las temas
Iban namás a pañate
Namás que el sol y la luna
Como si fuera un crimen

El Puerto, Dios lo dea a quien lo desee

El Puerto de Leitariegos
¿Quién me defiende?
La nieve
Petra y Perico
No sin mi gocha
Más xanzaina que berzas
La Chapona de Bimeda
No soy a perdonar
El xato

Una vida muy arrastrada

Regreso a Fonceca
Milín y su acordeón
¡Dejéilo feito un cristo!
La sinvergonzonería que hay
Dios da el frío según la ropa

Del Acebo al Cielo (con un abujero pa velo)

Nuestra Señora del Acebo
Tonta no, pero alfabeta sí
Por lo más terremoto del mundo
¡A saber con quién bailóu!

Parezme que no merezo tanto

La monda negra
La vida, ver, veola muy chunga
Qué dicen de María
Agradecimientos



INTERIOR DEL LIBRO: