sábado, 8 de febrero de 2014

CANGAS MAKING-OF (PARTE II)

¿A DÓNDE EL CAMINO IRÁ?


Si usted va cantando, viajero, a lo largo del sendero y la tarde cayendo está, una de dos: o bien es usted un poeta de la generación del 98 o ha perdido su camino. Bucolismos aparte, si usted se pierde por una carretera de Cangas del Narcea quizás tenga serias complicaciones para seguir camino, dar la vuelta o salir del entuerto en el que se ha metido.

(*) Yo no he sido, yo no he sido...

El estado de las carreteras en el suroccidente de Asturias deja bastante que desear y si a esto añadimos que son cientos los kilómetros de vías locales que recorren el extenso municipio de Cangas, resulta fácilmente comprensible que las condiciones no sean siempre las deseables.  A las inevitables heladas, argayos y baches (que por aquí se llaman "cuevas") hay que sumar las traicioneras señales viarias, siempre dispuestas a confundir al visitante…




El cambio toponímico del concejo hará que busque en vano poblaciones como Villajimada (ahora Brixemada), Otardejú (ahora Tardexugu) o Rengos (ahora El Pueblo). El presupuesto no llega para el cambio general de señales y en algunos casos se encuentra solamente la versión en castellano; en otros la versión en asturiano y, muy raramente, ambas denominaciones. También puede suceder que una de ellas esté tachada, retachada y vuelta a tachar, por lo que en caso de duda será mejor que baje del vehículo y pregunte dónde se encuentra.






Un último consejo a la hora de viajar por Cangas con su coche. Es probable que la indicación que busca se halle escondida bajo uno o varios carteles de fiestas…—¿qué mejor sitio para anunciarlas que en las encrucijadas? — o, bajo una o varias esquelas, que a falta de tablones de anuncios, buenas son las señales viarias…












Lo dicho, buena suerte en su camino y sobre todo, prudencia, señor conductor, que las señales en Cangas tienen sus peculiaridades y tendrá usted que armarse de mucha, pero que mucha...


No hay comentarios:

Publicar un comentario